Brain Rehabilitation
Los logopedas pueden ayudar a los pacientes con esclerosis múltiple que sufren problemas de la voz, habla o disfagia
by Colegio Profesional de Logopedas de la Comunidad de Madrid

Hoy, 31 de mayo, se celebra el Día Mundial de la Esclerosis Múltiple, enfermedad  crónica del sistema nervioso que puede provocar síntomas diversos como fatiga, trastornos visuales, problemas de equilibrio y coordinación, alteraciones de la sensibilidad, problemas intestinales y de vejiga, trastornos del habla, etc. que acaban mermando la calidad de vida de la persona que la padece. Por esta razón, para tratar al paciente será necesario contar con un equipo multidisciplinar formado por neurólogos, enfermeras, terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas, logopedas, etc. En concreto, el trabajo de los logopedas es muy interesante cuando estos pacientes desarrollan problemas de voz, habla o disfagia.

 

Según datos extraídos del Programa Refuerzo de la Reserva Cognitiva en Esclerosis Múltiple (PREM), un proyecto asistencial innovador, impulsado por Esclerosis Múltiple España, en España entre el 25 % y el 44 % de las personas diagnosticadas de EM sufren problemas de la voz, habla y disfagia (dificultad para tragar) a lo largo de la evolución de la enfermedad. En estos casos, “una intervención logopédica temprana puede mejorar notablemente la calidad de vida de la persona afectada”, asegura la logopeda y secretaria técnica del Colegio Profesional de Logopedas de la Comunidad de Madrid (CPLCM), Ángela Nogales.

 

Las personas afectadas por esta enfermedad pueden presentar problemas a la hora de articular correctamente las palabras, un ritmo de habla alterado, fatiga al hablar, mala coordinación fono-respiratoria, patrón respiratorio alterado o incorrecto, una ininteligibilidad de su lenguaje y una entonación muy lineal y monocorde, lo que puede interferir en su comunicación con los demás.

 

Otro síntoma muy frecuente en esclerosis múltiple, el 44 % de los pacientes lo sufre, es la disfagia o alteraciones en la capacidad de deglutir o tragar los alimentos. Además de suponer molestias y dolor, la disfagia puede conllevar complicaciones graves como las penetraciones o neumonías por aspiración, desnutrición, deshidratación.

 

Tratamiento logopédico en EM

El principal objetivo de la intervención en las diferentes alteraciones relacionadas con la voz y el habla “será dotar al paciente de una comunicación funcional”, explica Sofía de la Fuente, logopeda y vocal del CPLCM. Para ello se trabajará la respiración, la coordinación fono-respiratoria, la técnica vocal, etc.

 

En los casos de disfagia, el logopeda se centrará en fomentar una postura adecuada y movilidad de las diferentes estructuras y músculos que intervienen en la deglución, lograr una coordinación apropiada de la deglución-respiración, y el correcto funcionamiento de los reflejos que garanticen el uso de una deglución segura y eficaz.

 

La intervención de estos especialistas es clave en la mejora de la calidad de vida de los pacientes porque, “aunque con la terapia logopédica no se puede detener el avance de la enfermedad, sí que es posible ralentizar el deterioro (unido al tratamiento multidisciplinar y farmacológico adecuado) y conseguir un mantenimiento en el tiempo y un uso  funcional  de las estructuras y músculos implicados en la voz, habla y deglución”, sostiene Ángela Nogales.

 

Continuidad en el tratamiento

Por su parte, Sofía de la Fuente insiste en que el tratamiento de la logopedia debe ser continuado, para que el paciente se encuentre más seguro y reforzado ante posibles recaídas. Para eso es fundamental la colaboración por parte de los familiares, a quienes se les asesora porque hay que seguir el tratamiento en casa.

 

Los logopedas consideran fundamental concienciar a la población y a las instituciones de la necesidad de poner recursos económicos y humanos al servicio de estos pacientes y sus familias.