Logopedia dislexia
Logopedas y asociaciones, juntos para avanzar en el bienestar de las personas con dislexia
by Colegio Profesional de Logopedas de la Comunidad de Madrid

Con motivo del Día Europeo de la Logopedia, el Colegio Profesional de Logopedas de la Comunidad de Madrid (CPLCM) organizó el pasado viernes, 6 de marzo, un encuentro en su sede para poner sobre la mesa las necesidades de las personas con dislexia y establecer estrategias que mejoren la calidad de vida de estas personas.


A esta reunión acudieron representantes de las asociaciones de personas con dislexia de la Comunidad de Madrid, Madrid con la Dilexia y Despega Dislexia, y miembros de la junta directiva y de la Comisión de Educación del CPLCM. Asimismo, participó Miguel Lázaro López-Villaseñor, vicedecano de Logopedia de la Universidad Complutense de Madrid.

Las ideas principales que subrayaron logopedas y asociaciones es la necesidad de cuantificar los casos, porque no existen datos concretos sobre las personas con dislexia. Aunque se estima que esta dificultad podría alcanza a entre el 6 o 7 % de la población.


También se destacó que la formación de los profesionales es insuficiente. López-Villaseñor explicó que los logopedas tienen formación específica en dislexia, pero aunque están preparados, es importante que continúen formándose.  Por este motivo, universidad y colegio profesional de logopedas han estrechado lazos de colaboración para desarrollar acciones formativas que permita a los profesionales especializarse en esta área y promover investigaciones.


Madrid con la Dislexia y Despega Dislexia expresaron que el sistema no da respuesta a las necesidades de las personas con dislexia en el ámbito educativo. Existen barreras tanto en el diagnóstico como en la intervención. Si no se detecta a tiempo, si no se interviene adecuadamente, además del impacto económico que conlleva la dislexia para las familias, estos niños pueden tener problemas sociales, sufrir desigualdad en el aprendizaje, baja autoestima, fracaso escolar, etc. 


Contar con un diagnóstico gratuito o subvencionado fuera del sistema educativo es una de las medidas que reclamaron las asociaciones. Se comentó que ya existen algunos hospitales públicos en la Comunidad de Madrid que están realizando diagnósticos de dislexia, pero no se interviene, sino que se deriva.


Para que esta derivación también sea correcta, sería interesante que los sanitarios del ámbito pediátrico tengan nociones básicas sobre cómo detectar estas dificultades en los niños y sepan que pueden derivar a los logopedas.


Logopedas y asociaciones convinieron en que el profesional de la logopedia es clave para conseguir un aprendizaje inclusivo y evitar el alto porcentaje de fracaso escolar. Asimismo, favorece un mayor bienestar de las personas con dislexia y sus familias. Por ello, consideraron que lo  ideal es que esta figura existiera en los colegios para apoyar a los maestros y profesores y para acompañar al niño en sus dificultades, estableciendo estrategias diferentes que compense las dificultades individuales que tenga cada uno. Porque la realidad actual es que los logopedas no forman parte de los equipos que trabajan en el ámbito de la educación, y tampoco existen recursos humanos suficientes en los colegios para abordar e intervenir a los niños con dislexia.


Algunas de las conclusiones que el CPLCM son las siguientes:


  • Formar más y mejor a los profesionales de la logopedia en dislexia.
  • Reclamar más investigación y que se divulgue para ofrecer el mejor ejercicio profesional.
  • Mantenernos en contacto directo con las familias de personas con dislexia es uno de los objetivos y líneas de trabajo del CPLCM. Es la forma más efectiva de estar informados de sus necesidades y trabajar para encontrar soluciones.
  • Familias y profesionales de la logopedia debemos remar en la misma dirección y demandar a la administración mayor apoyo y concienciar frente a la dislexia.
  • Exigir logopedas en la detección, valoración e intervención de la dislexia.
  • Trabajar por la inclusión de los logopedas en los centros escolares, no solo por la dislexia, sino para intervenir en otros casos de alteraciones y dificultades del aprendizaje.

Para finalizar, la presidenta del CPLCM, Cristina Municio, sugirió a las asociaciones iniciar un trabajo que nos sitúe en la realidad actual y fijar objetivos a corto, medio y largo plazo. También evaluar los procesos. Una idea con la que la que las asociaciones estuvieron de acuerdo.