foto
“La logopedia mejora la pronunciación, disminuye la ansiedad y favorece la confianza en el paciente con distonía”
by Colegio Profesional de Logopedas de la Comunidad de Madrid

Entrevista. Ana María Martínez. Presidenta de la Asociación de Lucha contra la Distonía (ALDE)

 

El 15 de noviembre se conmemora el Día Europeo de la Distonía, un trastorno neurológico que afecta a 20.000 personas en España. Para conocer qué es la distonía, como influyen en el día a día de los pacientes y como los logopedas pueden mejorar el bienestar y calidad de vida de los pacientes, hablamos con Ana María Martínez, presidenta de la Asociación de Lucha contra la Distonía (ALDE).

 

¿Qué es la distonía?

La distonía es un trastorno del movimiento caracterizado por contracciones musculares involuntarias, sostenidas o intermitentes, a menudo repetitivas, que causan  posturas anormales o movimientos repetidos de torsión o también posturas tónicas lentas con componente más rápidos que pueden dar la apariencia de un temblor.

Con frecuencia se inicia o desencadena por actos motores voluntarios. A diferencia de otros trastornos del movimiento, las contracciones distónicas son constantes (dirección del movimiento o postura que condicionan), es decir, tienen un patrón fijo con afectación repetida de los mismos grupos musculares.

Puede afectar cualquier músculo voluntario y parte del cuerpo: brazos, piernas, tronco, cuello, párpados, cara o cuerdas vocales. Algunos grupos musculares están más frecuentemente afectados que otros (síndromes característicos).

Puede acompañarse de dolor. Empeora con cansancio y estrés. Mejora con trucos sensoriales.

 

¿Cuáles son los principales síntomas?

Torsión, temblor, dolor, rigidez, tic. Dependiendo de la distonía hay otros síntomas como dificultad para tragar, ver, escribir, hablar, etc.

 

¿Cómo afecta en el día a día?

Dificulta la acción, se tarda más en hacer cualquier cosa, se tiene bastante fatiga tanto física como mental, lo que provoca estrés, depresión,  incapacidades para trabajar y en algunos casos otras enfermedades.

 

¿Cómo influye en  la comunicación, al lenguaje y al habla?

Dependiendo de la clase de distonía, se pierde la voz, aumenta o disminuye el tono y la pronunciación es dificultosa.

 

¿Y en la alimentación?

Sí, también. En algunos casos los pacientes con distonía  tienen problemas de disfagia.

 

En este sentido, ¿considera importante la labor del logopeda en los pacientes con distonía? 

Sí, porque se nos podría enseñar a controlar un mínimo todo los síntomas y alteraciones descritas anteriormente.

 

¿Cuándo debería comenzar su intervención?

Cuando empiezan los problemas y hasta que puedan corregirse o mejorarse.

 

¿Qué logros se consiguen?

La logopedia, principalmente mejora la pronunciación, puede ayudar a disminuir la ansiedad y favorece la confianza en el paciente.