Family Care And Love - Hands With Family Symbol Silhouette
El CPLCM apoya a los cuidadores de personas dependientes y/o con discapacidad
by Colegio Profesional de Logopedas de la Comunidad de Madrid

El 5 de noviembre se celebra el Día Internacional de las Personas Cuidadoras, fecha  que  quiere poner en valor la labor que realizan cada día los cuidadores y/o familiares de personas con discapacidad o dependencia para conseguir mayor bienestar y calidad de vida de las personas a las que cuidan.

Convertirse en cuidador supone un esfuerzo físico y emocional que puede derivar en situaciones de estrés, que afecte a la salud. Según los expertos, la falta de información y formación sobre cómo cuidar y actuar en ciertas situaciones genera  ansiedad, por tanto, contar con la orientación de profesionales que resuelvan sus dudas y le ofrezcan recomendaciones sobre cómo acompañar y ayudar a sus familiares es un recurso de gran interés.

En las alteraciones de la comunicación, el habla, el lenguaje y la alimentación (disfagia), el trabajo con los familiares o cuidadores es un pilar básico. De hecho, la intervención del logopeda requerirá una continuidad en el ámbito familiar que precisa la implicación de los cuidadores. Por eso, la relación entre estos profesionales y los cuidadores será estrecha. Y entre sus funciones se encuentra la orientación a los familiares.

Algunos de los consejos que desde el Colegio Profesionales de Logopedas de la Comunidad de Madrid (CPLCM) se ofrecen a los cuidadores son los siguientes:

Con respecto a la comunicación,

  • Evitar distracciones ambientales que interrumpan o dificulten la conversación. Generar un ambiente relajado.
  • Prestar total atención a la conversación, tanto al lenguaje verbal como al lenguaje no verbal (mirada, gestos, expresión facial, etc.).
  • Asegurarse que el interlocutor le está comprendiendo en todo momento. Intentar que haya claridad en el mensaje emitido.
  • Usar todos los recursos disponibles para fomentar la inteligibilidad.
  • Hablar de forma natural, emitiendo frases no excesivamente largas para evitar pérdida de información.
  • Dar el tiempo necesario a la comunicación, respetando los turnos conversacionales.
  • Intentar realizar preguntas concretas, en lugar de preguntas abiertas o muy amplias.

Con respecto a la alimentación,

  • Controlar o hacer recordatorios a la persona sobre el propio control de la postura adecuada.
  • Colocarse de frente, manteniendo contacto ocular, de ser posible, para favorecer la interacción y la ingesta de alimentos.
  • Hacer de la comida, algo apetecible, intentando no elaborar comidas con texturas mixtas.
  • A la hora de comer, la persona debe estar despierta y tranquila, intentando no hablar mientras que se come, para evitar posibles aspiraciones.
  • Motivar a la persona para que esté pendiente de su deglución, recordándole si fuera necesario las estrategias facilitadas por su logopeda.
  • Favorecer un buen lavado bucal, tras la comida, para evitar posibles aspiraciones por restos de alimento o infecciones.