Abordaje de las disfagias orofaríngea en el ámbito pediátrico
by Colegio Profesional de Logopedas de la Comunidad de Madrid

Entrevista

Raquel García Ezquerra

Logopeda especialista en disfagia neonatal e infantil en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona

 

Mucho se habla sobre la disfagia orofaíngea en las personas mayores y pacientes con alteraciones del sistema nervioso y enfermedades neurodegenerativas, pero este tipo de disfagia también es frecuente en la edad infantil y en la etapa neonatal, y su abordaje tiene ciertas peculiaridades. Para conocer cómo se realiza la intervención de los logopedas en este ámbito, hablamos con Raquel García Ezquerra, logopeda especialista en disfagia neonatal e infantil en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona.

 

 

¿Es muy frecuente la disfagia pediátrica y neonatal?

Se estima que la incidencia de la disfagia orofaríngea en edad neonatal es del O,9 %. Este valor se incrementa en la edad pediátrica, dado a que la supervivencia relacionada con los avances en medicina favorece que estos pacientes alcancen edades que años atrás no se lograba.

 

 

¿Cuáles son las causas de esta disfagia?

Las causas de la disfagia orofaríngea son variables. Su distribución epidemiológica abarca un amplio abanico: alteraciones del sistema nervioso central, alteraciones del sistema nervioso periférico, daño cerebral adquirido, malformaciones craneofaciales, alteraciones de la vía aérea, ORL, cardiopatías, neumopatías, procesos oncológicos, atresias de esófago, hernia diafragmática congénita, alteraciones idiopáticas y alteraciones madurativas.

 

¿Qué necesita saber el logopeda para diagnosticarlo?

La formación es básica: conocer en profundidad la anatomofisiología de las estructuras implicadas en la deglución, no solo del sistema estomatognántico; la historia natural de las patologías; el desarrollo normativo de la deglución y el conocimientos, no sólo de escalas, baremos, etc. que cuantifiquen las posibles alteraciones, sino de pruebas complementarias como la Fees o la Videfluoroscopia, porque son los logopedas los profesionales encargados de realizarlas.

 

¿Cuáles son los signos de alerta de la patología?

Los signos de alerta de la disfagia orofaríngea son variables. Es importante tener en cuenta si son afectaciones relacionadas con la eficacia de la deglución, que repercuten sobre todo en el estado nutricional del paciente, o referentes a la seguridad, donde la clínica respiratoria marcará la situación del paciente.

 

Así mismo podemos hablar de signos de alerta vinculados a la  fase de la deglución, ya sea en la fase oral o en la fase faríngea, por presencia de caída del alimento de boca e imposibilidad de crear presiones intraorales negativas para la succión o sorbición.

 

Fruto de déficit de sellado labial, los síntomas más característicos son el déficit en la propulsión; apraxia o hipomotilidad lingual; tránsito oral lento; residuos orales (localización de los mismos); regurgutación nasal, por déficit de sello velofaríngeo, en el que la ingesta estaría acompañada de salida del alimento por la nariz, estornudos o congestión ocular; drenaje precoz posterior, por déficit en el sello palatogloso; residuos en vallécula y senos piriformes, cuya manifestación clínica son los cambios en el timbre vocal o en llanto y la sensación audible de gorgoteo; tos, y atragantamiento

 

Con respecto a la clínica que puede derivar el paciente, se encuentran la desnutrición, clínica respiratoria o fiebres erráticas.

 

 

¿Qué herramientas tenemos para poder evaluar ese trastorno de la deglución?

Existen varios baremos cuantitativos-cualitativos, que van desde la evaluación anatomifuncional del aparato estomatognantico y pruebas relacionadas con la valoración bed-side: Blue dye test, Observación de ingesta, escalas relacionadas con la efectividad de lactancia materna o diferida, etc.

 

Como pruebas instrumentales, se pueden nombrar la videoendoscopia de la deglución, gold –estándar y la vídeofloroscopia.

 

En nuestra unidad realizamos ambas, ya que consideramos que se trata de pruebas complementarias no excluyentes.

 

¿Cuáles son las opciones terapéuticas?

Las opciones terapéuticas pueden variar en función del paciente y el grado de afectación, pero podemos englobarla en procedimientos adaptativos que recogen aspectos relacionados con la adaptación del entorno, normalización y adecuación del tono, alimentación como acto comunicativo y adaptación de la dieta.

 

En la adaptación de la dieta, el médico nutricionista y la dietista nutricionista de la unidad adaptan la dieta de forma individualizada, según las necesidades nutricionales del paciente y la textura.

 

¿Qué resultados se obtienen por la intervención del logopeda?

Actualmente, los resultados son satisfactorios consiguiendo optimizar el estado nutricional del paciente y mejorar a nivel respiratorio. En consecuencia, se disminuyen las estancias e ingresos hospitalarios y el uso de dispositivo externo de alimentación.

 

¿Cuál es el modelo asistencial que sigue en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona?

La Unidad de Motilidad intestinal, disfagia y trastornos funcionales pediátricos del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona pertenece al servicio de Gastroenterología, hepatología y nutrición.

 

Tiene un modelo de trabajo basado en la transdiciplinaridad en la que se trabaja de forma conjunta con el paciente y la familia, así como con el resto de Unidades que atienden al paciente. De esta manera, se realiza un abordaje terapéutico global, garantizando una  atención individualizada y coordinada.

 

Es una Unidad que incorpora la figura del logopeda desde hace unos 13 años y realiza función de evaluación, diagnóstico y tratamiento.

 

 

Entrevista Logo